Foro de Rol interpretativo.


    Babel II - 15 años después.

    Comparte
    avatar
    Imperator Cómodo
    Divo Aurelio.
    Divo Aurelio.

    Masculino Mensajes (Renombre) : 4
    Localización : Imperium Romanum - Domus

    Babel II - 15 años después.

    Mensaje por Imperator Cómodo el Miér Abr 14, 2010 5:43 am

    BABEL, TORRE DE MARFIL


    Babel I: El último bastión…

    Desde tiempos inmemorables el mundo ha estado habitado por seres de distintas razas: humanos que conforman la mayor parte de la población, vampiros, licántropos y elfos, donde la magia de cada una de estas especies ha sido vista como algo natural. Dentro de los humanos, un grupo privilegiado, logró controlar ciertos elementos y energía de modo de poder utilizarla a su antojo, a aquello se les llamó magos.

    Durante mucho tiempo, magos y elfos controlaron en gran medida el desarrollo del mundo y de la humanidad, puesto que los vampiros y los licántropos siempre tuvieron un perfil más bajo, sin desear involucrarse en asuntos humanos, sin embargo eran poseedores de del respeto de la población.

    Sin embargo, hubo un tiempo, no hace mucho, se comenzó a percibir un sentimiento de insatisfacción ante los magos, puesto que eran un grupo muy reducido y privilegiado, y la humanidad optó por buscar su propio camino y dejar de depender de ellos, comenzando un período de desarrollo tecnológico. Primero fueron pequeños cambios, pero en ciento cincuenta años la sociedad pasó de ser mágica-feudal, a desarrollar una potente base tecnológica y surgieron los primeros dollfies, androides de hermoso aspecto y buenas maneras que, carentes de voluntad, pensamiento y sentimientos, eran utilizados como instrumento de la población. El desarrollo tecnológico avanzó a pasos progresivamente agigantados y con este avanzaron también los androides dollfies, que eventualmente evolucionaron hasta hacerse equiparables a sus creadores humanos en su razón, sentimientos y libre albedrío… e incluso más allá. La maravilla suscitada por las nuevas encantadoras creaciones despertó a la par el resentimiento hacia las razas que otrora habían ostentado el poder en las jerarquías tradicionales, y dicho resentimiento fue el útero en donde comenzaron a gestarse los primeros roces entre quienes se abandonaban a los nuevos avances y quienes los veían con indisimulado recelo.

    El advenimiento de un imperio del progreso y de la razón, azuzado por viejos rencores que la superioridad tecnológica alimentaba en los humanos y sus nuevas y más perfectas creaciones, terminó por desembocar en lo que roces y fricciones cada vez más evidentes anunciaban ya a voz en cuello: comenzaron las primeras persecuciones contra las criaturas mágicas por parte de quienes clamaban haber sido sometidos a su yugo durante eras.

    La dollfie EVA, la primera de su clase y llamada la Madre, se erigió en ama y señora absoluta del nuevo orden que se instauró a favor del progreso y la ciencia: la Tecnocracia, con sede en la nueva metrópolis de Luxor, con sus radiantes islas conectadas entre sí por lo último y lo mejor de una tecnología que no cejaba en su constante carrera vanguardista; y la corporación Hope, sus creadores originales, obtuvieron el monopolio de la producción de dollfies con el beneplácito de la nueva gobernante. En ella apostó la humanidad sus esperanzas de un futuro nuevo y más perfecto, una utopía de progreso y orden bajo la guía superior del más perfecto de todos los seres.

    Acorralados y al borde del exterminio, los ahora llamados rebeldes se pertrecharon en lo que quedaba de la ciudad de Babel, el último bastión de la Rebelión contra el orden tecnócrata, y se organizaron para hacer frente al avance implacable de la Tecnocracia cuyo único objetivo era exterminarlos de la faz del mundo. Las facciones escogieron de común acuerdo cada cual a uno de los suyos, y esos representantes pasaron a conformar el Consejo de Angmar con sede en la milenaria ciudad de Eriador, protegida en el corazón del legendario bosque de Mag del cual se rumoreaba que era impenetrable para quien quisiera hacer daño a la ciudad. La palabra de los líderes sería la ley para los seguidores de la tradición y el antiguo orden, dispuestos a pelear y a morir por él antes que someterse a la aniquilación.

    Una guerra que se prolongaría durante años, décadas y aun más de un siglo, en un estado de devastador equilibrio donde ninguno de los bandos está dispuesto a ceder hasta haber aplastado al otro, ambos inflingiéndose incontables y terribles pérdidas más de lo que han ganado realmente.

    La balanza permanece en un interminable status quo en que ni uno ni otro bando avanza ni retrocede, y sólo da muestras de inclinarse cuando en el más insospechado de los momentos, y bajo las menos esperables de las circunstancias, surge un tercer bando en el conflicto al que pretenden dar un giro radical e impensado: los renegados Juntistas, quienes buscan no el aniquilamiento de uno u otro bando sino su unificación, una paz lograda mediante la aceptación de las diferencias que generaron esa misma guerra, y la unificación de las diferentes razas y culturas bajo una convivencia pacífica. Encabezados por el dollfie Diamante, hijo predilecto de EVA, y por Ray Hershell, antiguo líder mago y a quien llaman Hell, la pareja soporta el repudio, el exilio y aun la privación de libertad cuando Hell es tomado prisionero en Luxor (de donde escapa con la colaboración de Duncan Cronwell, antiguo director de Hope y a quien lo une una vieja amistad), la pareja comenzará a atraer no sólo enemigos que los desprecian sino aliados dispuestos a hacer suyo el deseo de ambos de encontrar la paz y la libertad para estar juntos. Asentándose en la ciudad perdida de Avalon, tenida por leyenda hasta que el último descendiente de los antiguos habitantes la redescubre y la ofrece como bastión del nuevo movimiento, el movimiento cobra raíces y fuerza definitivas para tomar parte del conflicto y darle un giro tan radical como impensado, atrayendo seguidores de entre quienes se cuentan muchos desertores de las propias filas tecnócratas y rebeldes.

    ¿Qué posibilidades tienen los predicadores de la unión en un mundo que ha vivido una guerra demasiado larga, lo suficiente como para arraigarse hasta calar en lo más hondo de quienes han sangrado virtualmente demasiado como para perdonar?


    Babel II: a 15 años de la caída de EVA…

    Acabada por fin la gran guerra y con el paso de una generación, el mundo empieza por fin a respirar un aire nuevo. Las heridas de quienes padecieron la gran guerra han sanado, no sin dejar indelebles cicatrices, y tanto ellos como las nuevas generaciones gozan de una paz segura y que promete ser duradera luego de 15 años de absoluta tranquilidad, turbada sólo por noticias de pequeños grupos de disidentes –personas que no se resignan al nuevo régimen –que intentan hacer de las suyas sin grandes éxitos.

    EVA, tan admirada como temida por amigos y enemigos, muere en circunstancias tan inciertas como inquietantes, pese a que la versión oficial ha sido que una emboscada rebelde le dio muerte. En secreto y con prisa, Senad Kessler, su antiguo Capitán General, trabaja en las sombras con la astucia inescrupulosa que tanto le caracteriza para dar rápidamente con el paradero de la única herramienta que puede otorgarle el control definitivo de Luxor y el orden Tecnócrata… una de la que ni siquiera la propia EVA tenía conocimiento en vida. Los Tecnócratas parecen haber abandonado sus pretensiones de conquista y aniquilamiento sobre las demás especies. De momento, mientras fichas e intereses insospechados son movilizados solapadamente tras las paredes de la controvertida y poderosa Corporación Hope.

    En Babel, la paz que no se conocía hace más de un siglo ha sido restaurada junto con la ciudad. Dieter Von Kleist, ex Teniente General de EVA y convertido en desertor de sus filas durante el último declive de la gran guerra, es ahora quien gobierna en la ciudad de las Torres de Marfil, que con el paso de los años ha ido y continúa recobrando un tren de vida agitado y normal como muchos pensaron que no volvería a ver nunca.

    En la milenaria Eriador se ha instaurado una Monarquía, en reemplazo al anterior Consejo de Angmar, siendo ésta de orientación más política y civil que bélica, dirigiendo a su vez la ciudad de Avalon; y Hell, antiguo líder y principal impulsor del movimiento Juntista, participa activamente como uno de sus miembros tras haber rechazado firmemente ostentar ningún auténtico puesto de poder.

    Más hacia los lindes del bosque custodiado por los elfos, Skaär Brede mantiene el gobierno de la ciudad limítrofe de Maguria, con partidarios que respaldan su proceder durante la guerra y detractores que preferirían verlo más distanciado de los asuntos políticos luego de sus cuestionables e inescrupulosas maniobras. En Irun y Amarant, el antiguo Muro de Amir fue derribado junto con los odios y las discordias que separaran a sangre y fuego las aldeas hermanas durante la guerra, y estas han retomado su presuroso y próspero crecimiento bajo la dirección de Maguria.

    No obstante, no son todos los que están tan aparentemente conformes con esta nueva paz tan duramente conquistada al fin: los Ciudadanos de distintas procedencias no sospechan que, lejos de conformarse y aceptar el nuevo apacible curso de la historia, grupos aislados de Disidentes están murmurando y organizándose tras las cortinas de una paz demasiado perfecta para el precio que ha costado. Grupos conformados por partidarios del orden anterior, de uno o de otro bando (tecnócratas desconformes o desconfiados sobre el turbio final de EVA, rebeldes cuyo fanatismo no ha mermado con el advenimiento e integración de los dollfies a la sociedad…), dispuestos a cada cual a restaurar su propia versión de algo que no ha sido dejado tan atrás como todos creen… por los medios que sean necesarios, así deban optar por un nuevo despliegue de hostilidades que el mundo parece haberse dado demasiada prisa en olvidar.

    ¿Qué papel jugarás en la batalla que se aproxima?


    _________________
    ¡PANE ET CIRCUS...!

      Fecha y hora actual: Lun Dic 18, 2017 5:36 pm